• jueves, 16 mayo, 2019 Último minuto: Operaciones por abdominoplastías se realizarán en todo el país, excepto la región de Aysén
  • jueves, 16 mayo, 2019 Último minuto: Suspenden vuelos a Balmaceda hasta nuevo aviso, por condiciones climáticas
  • viernes, 24 mayo, 2019 Último minuto: Accidente en Recta Foitzick con al menos tres lesionados. ABC de la Emergencia ya se encuentra en el
  • miércoles, 29 mayo, 2019 Último minuto: Hasta este viernes puente Ñirehuao estará abierto en tres horarios: 09:00-15:00 y 03:00 horas. Tomad
  • jueves, 30 mayo, 2019 Último minuto: Siete sectores de la ciudad de Coyhaique contarán con dispensadores de parafina
  • viernes, 31 mayo, 2019 Último minuto: Fracasa mesa negociadora para superar conflicto de ex trabajadores de Minera Toqui. Síndico ofreció
Noticia / Científicos Exploran Nuevas Dimensiones de la Contaminación Atmosférica Urbana

Científicos Exploran Nuevas Dimensiones de la Contaminación Atmosférica Urbana

jueves, 29 agosto, 2019


*Se trata de metodologías innovadoras para medir la calidad del aire, que incluyen otros contaminantes distintos a la biomasa. Esperan que los resultados de éstas y otras investigaciones se integren y complementen y adoptar a través de ellas políticas públicas en bien de los habitantes de la ciudad.

Tres científicos de la Universidad de Chile se encuentran en Coyhaique para medir la contaminación a través de distintas técnicas y procesos, que buscan detallar pormenorizadamente los gases y contaminantes a los cuales los habitantes se encuentran expuestos y a la vez determinar en qué sectores y alturas se encuentran. Se trata de una investigación a nivel nacional, que considera varias ciudades del país y cuyos resultados estarán disponibles el próximo año. El objetivo es que las autoridades puedan contar con material bibliográfico e investigativo adicional para adoptar decisiones en función de ellas.

Los doctores en química Manuel Leiva, Richard Toro y Carlos Manzano, lideran tres técnicas de medición de contaminantes atmosféricos, que implican no sólo los que produce la combustión de leña o biomasa, sino también aquellos que se encuentran dentro de los hogares. Se trata de una iniciativa de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT) a través de los Fondos de Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDECYT) y que los tienen recorriendo varias ciudades del país, entre ellas Temuco, Santiago, Chillán y Coyhaique, en esta última invitados por el Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia.

Coinciden en que lo que se ha hecho hasta ahora a través del Plan de Descontaminación Atmosférica son avances, pero aún falta por generar sinergia entre quienes hacen los estudios e investigaciones y los tomadores de decisiones. “En el momento en que trabajemos más cerca el uno del otro, se va a mejorar la condición”, señalan.

El Dr. Carlos Manzano se encuentra realizando una investigación que busca describir la contaminación orgánica en el espacio personal de los habitantes de Coyhaique. “Se trata de encontrar nuevas formas de medir la contaminación ambiental en dimensiones que antes no se han medido. Normalmente tenemos estaciones de monitoreo a lo largo de Chile y miden en masa y diferentes parámetros la contaminación, nosotros variamos y queremos acercarnos a medidas toxicológicas, más relacionadas con el impacto en salud. En mi caso se habla de una contaminación personalizada, no tanto reflejando un sitio geográfico, sino un estilo de vida personal”, señala.

Las personas pasan más tiempo dentro de la casa y por eso estos científicos buscan ampliar y especificar la contaminación en distintos niveles y lugares y evitar los puntos ciegos que no miden las estaciones de monitoreo.” Nuestro proyecto incluye pulseras de silicona tratadas químicamente para que sean capaces de absorber cosas del medio ambiente por 100 horas. De este modo se absorbe del medio ambiente pesticidas, cosméticos, productos de limpieza, autos, leña etc. Es el reflejo de la forma en la que gente vive en una ciudad”, añade.

En el caso del Dr. Manuel Leiva lo que pretende es medir la toxicidad del material particulado atmosférico, segregando sus componentes. “La norma se basa en masa, pero hay una nueva tendencia que tiene que ver con evaluación de un parámetro que se llama potencial oxidativo, esta métrica se relaciona con el potencial impacto en la salud de las personas y tiene mayor relación que la concentración en masa”, explica.

“Actualmente los valores normativos se basan en masa o cantidad de material particulado. Pero hay otros componentes que tiene el material particulado que dependen del origen, de dónde viene ese material y allí hay compuestos orgánicos, metales pesados que son los mayores constituyentes del material particulado y esos constituyentes son los que producen el impacto en salud. Ahora, cuál ha sido la tendencia actual, es tratar de medir todos los constituyentes del material particulado y eso es casi imposible, porque son cientos o miles. Así apareció una nueva métrica que tiene que ver con los mecanismos en salud, de cómo opera el material particulado y produce daño o impacto en la salud de las personas y ese impacto tiene que ver con lo que se llama la actividad oxidativa del material que al ingresar al organismo produce daño en las células y esta medición se independiza de la masa y composición y hace una evaluación global del posible impacto asociado a la salud”, agrega Leiva- Guzmán.

Si bien es cierto los científicos reconocen que es difícil segregar las atenciones médicas por causal, es decir, cuáles son producto de la contaminación o de virus presentes en el ambiente, hay equipos epidemiológicos realizando estas investigaciones, que son de mediano y largo plazo. “Se establecen probabilidades, los estudios no señalan que esta cantidad de personas murió por efectos de la contaminación, sino que ésta agrava ciertas condiciones”, dicen.

“Muchas veces estas investigaciones no llegan a la población, ni se transforman en políticas públicas y nuestro desafió es llegar a eso. Estamos trabajando para eso. Queremos que quienes toman decisiones tengan estos antecedentes y ayudar a formular políticas públicas, pero tenemos que avanzar y las autoridades deben tomar conciencia que hay científicos trabajando y esta información les puede servir”, advierte. Los dispositivos serán instalados dentro y fuera de los hogares seleccionados entre 06:00 a 10:00 horas.

Por su parte el Dr. Richard Toro tiene como objetivo describir la distribución vertical de contaminantes en altura: material particulado y carbón negro. “Mi proyecto consiste en medir la contaminación en altura, básicamente se trata de utilizar plataformas aéreas, drones, para montar sobre ellos sensores de contaminación ambiental. Medir mediante estos drones la capa de mezcla, que es la zona o volumen donde se dispersan los contaminantes y podemos conocer la altura y hasta donde se pueden dispersar”, informa.

Las inversiones térmicas de superficie limitan la dispersión de los contaminantes en altura y confinan las emisiones en las primeras decenas de metros de la superficie y eso incrementa la contaminación. De esta manera utilizando esta técnica se puede describir mejor la capa de mezcla de componentes.

Cabe mencionar que por medio de esta técnica se podrán medir si los contaminantes son desplazados a bosques o glaciares y sitios naturales cercanos.

Tanto Manzano, como Leiva y Toro buscan romper el paradigma de que son las estaciones de monitoreo la única fórmula de medir la contaminación.

Estaciones de Monitoreo

Si bien es cierto los profesionales indican que las estaciones de monitoreo de Coyhaique cumplen con los protocolos y la normativa, consideran que sería una buena medida colocar sensores de bajo costo para ampliar el rango de mediciones y porque además es posible que no siempre coincidan una con la otra, como ocurre en Santiago donde estaciones ubicadas a 500 metros reflejan resultados distintos, “por condiciones locales del lugar”. “Los eventos de contaminación tienen una dinámica diurna muy rápida, de algunas horas. Hemos detectado que en el encendido de las estufas se produce un máximo de contaminación muy fuerte que luego desciende. Y ese máximo dura tres horas y el promedio de 24 horas no refleja fielmente ese máximo de contaminación, sino que responde varias horas después. Igual hemos detectado una variabilidad espacial dentro de la ciudad muy grande, o sea, hay sectores donde parece confinarse la contaminación en algunos momentos. Entonces se requieren más estudios con sensores de bajo costo, para multiplicar las estaciones”, sugiere Richard Toro.

Una buena medida sería que el recambio de calefactores diera prioridad a los sectores donde los índices de contaminación son más altos.

Mientras Manuel Leiva complementa “las condiciones muy locales dentro de las casas son también necesarias de conocer. A veces hay más contaminación que afuera. Pero la población debe asumir un cambio cultural también”, expone.

Leiva recuerda que en Ciudad de México se implementó hace algunos años el Proyecto Milagro, que consistió en sistematizar el trabajo de científicos, sociedad civil y autoridades, para disminuir la contaminación, sumando todos los apoyos e investigaciones disponibles desde las ciencias sociales a las ciencias exactas, con buenos resultados.

Para el Dr. Carlos Manzano se requiere ampliar la mirada. “Tenemos que comenzar a ver la contaminación ambiental desde un punto de vista más panorámico. Los estilos de vida pueden mejorar o reducir y regular la contaminación. Por ejemplo, no se siguen las instrucciones de elementos de limpieza. También falta gestión centralizada para integrar todos los proyectos e investigaciones y complementarse unos a otros”

Entretanto Richard Toro asume que los problemas de la contaminación son graves y pueden generar enfermedades a mediano y largo plazo. “Sin ser alarmista, ni epidemiólogo, hay hechos científicos probados, uno de ellos es que la contaminación atmosférica urbana provoca cáncer. La OMS categoriza al material PM 2.5 como cancerígeno en grupo 1, comprobado en el largo plazo, produce cáncer de pulmón y vejiga. También sabemos que se exacerban las enfermedades respiratorias, sobre todo en niños, acianos y enfermos crónicos. Por lo tanto, se requieren recursos y a veces pecamos de ser tibios, pero hay enfermedades que se producen por este tema y se deben disponer los recursos y asociarlos a los cambios culturales. Es un problema real”, sentencia.

 

 

Autor: Tehuelche Noticias


ALER
tehuelche noticias

Ultimo minuto

  • jueves, 16 mayo, 2019 Operaciones por abdominoplastías se realizarán en todo el país, excepto la región de Aysén
  • jueves, 16 mayo, 2019 Suspenden vuelos a Balmaceda hasta nuevo aviso, por condiciones climáticas
  • viernes, 24 mayo, 2019 Accidente en Recta Foitzick con al menos tres lesionados. ABC de la Emergencia ya se encuentra en el
  • miércoles, 29 mayo, 2019 Hasta este viernes puente Ñirehuao estará abierto en tres horarios: 09:00-15:00 y 03:00 horas. Tomad
  • jueves, 30 mayo, 2019 Siete sectores de la ciudad de Coyhaique contarán con dispensadores de parafina
  • viernes, 31 mayo, 2019 Fracasa mesa negociadora para superar conflicto de ex trabajadores de Minera Toqui. Síndico ofreció
tehuelche noticias

Videos

Tehuelche Noticias

Apóyanos


Como una forma de hacer sostenible este medio de comunicación y con la convicción de que el periodismo independiente y sin censura es necesario para Chile y la región, es que queremos contar con tu apoyo económico, con el fin de mantener TehuelcheNoticias.cl.