• jueves, 16 mayo, 2019 Último minuto: Operaciones por abdominoplastías se realizarán en todo el país, excepto la región de Aysén
  • jueves, 16 mayo, 2019 Último minuto: Suspenden vuelos a Balmaceda hasta nuevo aviso, por condiciones climáticas
  • viernes, 24 mayo, 2019 Último minuto: Accidente en Recta Foitzick con al menos tres lesionados. ABC de la Emergencia ya se encuentra en el
  • miércoles, 29 mayo, 2019 Último minuto: Hasta este viernes puente Ñirehuao estará abierto en tres horarios: 09:00-15:00 y 03:00 horas. Tomad
  • jueves, 30 mayo, 2019 Último minuto: Siete sectores de la ciudad de Coyhaique contarán con dispensadores de parafina
  • viernes, 31 mayo, 2019 Último minuto: Fracasa mesa negociadora para superar conflicto de ex trabajadores de Minera Toqui. Síndico ofreció
Noticia / Estudios Tehuelche: Dos anarquistas en la vida de Allende

Estudios Tehuelche: Dos anarquistas en la vida de Allende

viernes, 26 junio, 2020


Diego Salinas, profesor de Historia, Geografía y Ciencias Sociales

 

Salvador Allende Gossens, político chileno e icono del socialismo democrático, cuenta con interesantes pasajes de su vida que están perfectamente trabajadas en las numerosas biografías y libros en su memoria. Yo quise detenerme brevemente en la figura de dos personas que fueron parte de esa vida apasionante, marcada por la causa política y revolucionaria. Esas personas fueron, por un lado, Juan Demarchi y, por otro, Víctor Pey, dos declarados anarquistas que establecieron lazos de amistad con el socialista en dos etapas diferentes de su vida.

El adolescente Allende y el viejo Demarchi

Un 26 de junio de 1908 nace en la ciudad puerto de Valparaíso, Salvador Allende. De Valparaíso pasó a vivir un tiempo en Tacna, Iquique, Santiago y Valdivia donde realizará sus primeros estudios.

Sus antepasados por lado paterno habían participado en la lucha por la independencia de Chile; su abuelo, Ramón Allende Padín, había sido militante del Partido Radical, médico y masón; un árbol genealógico progresista para la época. Su padre, Salvador Allende Castro, abogado y su madre, Laura Gossens Uribe eran parte de una clase media acomodada, seno en el cual desarrollaría su vida junto a cinco hermanos, pero que no lo limitó para que pueda conectarse y sensibilizarse con la sociedad que lo rodeaba.

Sería en la ciudad de Valparaíso, en plena adolescencia, cuando Salvador Allende Gossens escucha y recibe sus primeras nociones sobre política y en donde comenzaría su relación con el viejo Demarchi, un emigrante italiano que lo acercaría a la problemática social.

Mario Amorós, periodista y escritor de una de las biografías de Allende, relata sobre la vida del italiano que:

Nacido hacia 1864 en la región de Calabria, Juan Demarchi desertó del Ejército italiano e inició el largo peregrinaje que marcó su vida, siempre amenazada debido a su tenaz voluntad de organizar a los trabajadores, allá donde viviera, y la difusión de los ideales anarquistas. [1]

En las pocas fuentes a su persona, se dice que recorrió Portugal, Marruecos, Paris, Barcelona, Rio de Janeiro y Buenos Aires, llegando a Chile a fines del siglo XIX, radicándose en Magallanes, Lota, Curanilahue, Santiago y Valparaíso. En esta última ciudad, Allende recordaba su encuentro con Demarchi:

“Cuando era muchacho, en la época en que andaba entre los 14 y 15 años, me acercaba al taller de un artesano zapatero anarquista, llamado Juan Demarchi, para oírle su conversación y para cambiar impresiones con él. Eso ocurría en Valparaíso en el período en que era estudiante del Liceo. Cuando terminaba mis clases iba a conversar con ese anarquista que influyó mucho en mi vida de muchacho. Él tenía 60, o tal vez 63 años, y aceptaba conversar conmigo. Me enseñó a jugar ajedrez, me hablaba de cosas de la vida, me prestaba libros…” [2]

Si bien en esta entrevista Allende recuerda con gran lucidez esos hechos, la transcripción indica que el oficio de Juan Demarchi era de zapatero, cuestión que luego se descarta al ver y escuchar la entrevista del documental Compañero Presidente (mayo de 1971) [3], donde Allende dice finalmente que el oficio del anarquista era de carpintero, duda que quedará despejada también cuando Demarchi redacta una defensa contra las intenciones de expulsión del país en el Periódico anarquista Bandera Roja de Concepción en 1926. [4]

Allende recordará los libros y las teorías que también fueron parte esencial en las conversaciones y encuentros con el viejo anarquista en esa entrevista con Régis Debray.

Así fue como Demarchi tradujo a lenguaje asequible las obras de Kropotkin, Bakunin, Malatesta y Lafargue, y el adolescente Salvador, sintió que se le abría una puerta, una que conectaba su historia familiar con un futuro de acción política posible. [5]

Allende crecía así, en un entorno que la historiografía de Chile ha llamado la “Cuestión Social”. Pobreza, desigualdad social, miseria, exclusión, pero también una gran preocupación por parte de las corrientes políticas revolucionarias que de a poco se comenzaban a difundir: el socialismo y anarquismo, principalmente.

Juan Demarchi a esas alturas ya era un destacado militante de la idea libertaria, para ser más precisos, Demarchi formaba parte de la IWW (Industrial Workers of the World —Trabajadores Industriales del Mundo), un sindicato de origen estadounidense que creó su filial en nuestro país, como un claro referente de la organización obrera y revolucionaria de tendencia anarcosindicalista. [6]

Salvador Allende recordaría, años después como Presidente de la República, estos atesorados recuerdos, siendo un enigma el si esta amistad continuó pasado los años, cuando se radicó en Santiago para estudiar medicina o si bien el contacto de amistad con el anarquista solo se dio durante sus años de adolescencia.

Demarchi fallecería en 1943, año donde Allende ya era una prominente figura política que había renunciado un año atrás a su cargo como Ministro de Salubridad en el gobierno de Pedro Aguirre Cerda para asumir como Secretario General del Partido Socialista de Chile.

 

Notas:

[1] Amorós, Mario: Allende. La biografía, ediciones B, Santiago de Chile, 2013, “Las lecciones del viejo Demarchi”.

[2] Debray, Regís: "Allende habla con Debray", Revista Punto Final N° 126, Santiago, 1971.

[3] Bandera Roja, N° 4, Concepción, Junio de 1926, p.6.

[4] Verdugo, Patricia: Allende: cómo la Casa Blanca provocó su muerte, Santiago de Chile, 2017.

[5] Para revisar: Anarquistas: presencia libertaria en Chile de Felipe del Solar y ‎Andrés Pérez.

 

 

 

 

 

Allende, presidente y Víctor Pey, consejero.

 

Era la década de los treinta, el mundo entero se encontraba en una gran expectación, nacían nuevos movimientos y partidos políticos, las sociedades se polarizaban y el clima era tenso, tan tenso que España presenciaría el primer ejercicio de combate, previo a la Segunda Guerra Mundial; Chile no fue indiferente a esto.

Salvador Allende, ya por el año 1933 era uno de los fundadores del Partido Socialista de Chile en Valparaíso, en 1935 sería desterrado por su oposición al gobierno del derechista Arturo Alessandri y para 1936, año en que estalla la Guerra Civil Española, Chile y sus coaliciones de izquierda, formarían el Frente Popular (al igual que la experiencia de España y Francia), siendo Allende elegido diputado en 1937 como representante del Partido Socialista.

En estos mismos años, el Frente Popular decide pelear las elecciones presidenciales y será Pedro Aguirre Cerda, un radical, quien se lleve un histórico triunfo el 25 de octubre de 1938. Salvador Allende es designado ministro de Salubridad cuando tan solo contaba con 31 años.

En 1939, el triunfo de las fuerzas militares y el fascismo encabezadas por el general Francisco Franco en España era inminente, se pone fin a la guerra, pero empezaría la persecución a miles de republicanos que representaban todo el espectro ideológico de ese entonces: comunistas, socialistas, anarquistas y nacionalistas-independentistas. En una de estas historias de asilo y refugio, Chile, a través de la presión de los sectores de izquierda y el apoyo de distintas instituciones como el Servicio de Evacuación de los Refugiados Españoles (SERE), la Federación de Organizaciones Argentinas pro Refugiados Españoles (FOARE) y el Comité Chileno de Ayuda al Refugiado Español (CChARE), lograron colaborar poniendo a disposición un barco para financiar el traslado de españoles en exilio y darles asilo en nuestro país. Pedro Aguirre Cerda aceptó y designó a Pablo Neruda (el famoso poeta y posterior militante del Partido Comunista de Chile) como cónsul especial para tal hazaña a través del Winnipeg, el barco de la esperanza. [1]

Sería en este barco donde entre unos 2.200 o más refugiados, llegaría a Chile Víctor Pey. En el trabajo “Neruda clandestino” [2] de José Miguel Varas, este comenta que:

“Pey era uno de los republicanos españoles que llegaron a Chile como refugiados políticos en el famoso barco “Winnipeg”. Había combatido en la Guerra Civil Española como integrante de la columna Durruti y luego colaboró como ingeniero en la organización de las Industrias de Guerra Catalanas”.

Efectivamente Víctor Pey, gracias a la gestión de Neruda, lograría llegar a las costas de Valparaíso el 3 de septiembre de 1939.

Llegando a Valparaíso y junto a su familia, partirán de inmediato a la capital, Santiago, donde paso a paso se abriría camino en la sociedad chilena de ese entonces. Entre trabajo y tertulias logrará conocer a un Allende con una conocida trayectoria en el socialismo chileno en los años 40.

“Yo conocía a Aníbal Jara, que ya era el director del diario La Hora, a través de su sobrina. Escribí varios artículos para el diario. El me pidió esas colaboraciones, por las que me pagó más que nada para ayudarme. Escribía sobre la guerra civil española. En la casa de Aníbal Jara se hacían tertulias, a las que uno llegaba libremente. Y en esas reuniones me encontré con Salvador Allende y nos hicimos muy amigos. Después él me invitó a su casa y así continuamos con la amistad.”[3]

Fue tal el grado de amistad y respeto que se comienza a generar entre Pey y Allende, que Víctor Pey figurará como una de las personas que apoyaron su tercer intento en 1964 para las elecciones presidenciales [4], teniendo en cuenta que Pey toda su vida se consideró anarquista y crítico de las elecciones en el marco de la democracia burguesa.

Llegaría el año 1970, Allende conseguiría ser postulante a la presidencia una vez más, esta vez a través de la coalición de partidos políticos conocida como la Unidad Popular. Víctor Pey en ese entonces se había transformado en un amigo de confianza para el presidenciable, a tal punto que cuando es elegido Allende como el primer presidente marxista en querer instaurar el socialismo por la vía democrática, lo presentó como consejero y asesor financiero. Recuerda Pey en una entrevista realizada por Mario Amorós en 2012:

“Le acompañé de pueblo en pueblo con mi camioneta, hacía un discurso tras otro… yo estaba agotado, pero él no, porque tenía una gran habilidad que muy poca gente tiene: en un momento determinado podía dormir quince o veinte minutos…” [5]

Esta larga y cercana amistad perduraría años. Pey, como consejero, demostró ser fiel a su amigo socialista. Lo asesoró en su rol como compañero, pero también como ingeniero y periodista. Como amigo, compartió en muchas de las veladas que Allende gustaba tener en Guardia Vieja, la casa familiar. También en Tomás Moro 200. Sería testigo de los amoríos del presidente con Miria Contreras, "La Payita", en la legendaria "casa del Cañaveral", una residencial para la seguridad personal del mandatario socialista. En el documental “Allende mi abuelo Allende” (2015), Pey recordaría algunas intimidades:

“Los afectos que tuvo con las mujeres las mantuvo, porque a las mujeres las amo y las amo permanentemente, y aquellas a las cuales amo las siguió amando durante toda su vida, aunque la relación pasional que él pudo haber tenido en un momento determinado la haya suspendido.”

Las mujeres a las cuales se refiere Víctor Pey eran principalmente su compañera Hortensia Bussi, alias “Tencha” y sus hijas Beatriz y María Isabel, tomando en consideración el amorío con su secretaria personal, Miria Contreras.

Como ingeniero y empresario periodístico, Pey ayudó a Salvador Allende escribiendo y adquiriendo el diario Clarín para promocionar su candidatura y posteriormente apoyar el gobierno popular. Lo aconsejó respecto al proceso de expropiaciones y nacionalización de la minería en el país [6] y en trabajos de ingeniería y construcción de gran importancia para Chile.

Víctor Pey acompañaría hasta las últimas horas al presidente Allende, su gran amigo, un día antes del Golpe de Estado del 73 en el palacio de La Moneda y conversarían telefónicamente la mañana misma donde la vida del presidente se apagaría, luego del bombardeo a la casa de gobierno.

Pey mantuvo sus ideas libertarias hasta su muerte en 2018 a la edad de 103 años. Fue uno de los promotores de la “Fundación española Salvador Allende” y en su centenario (donde le realizarían un homenaje a su vida por la defensa de los derechos humanos y la libertad de expresión y prensa), destacaría en un discurso a quien fuese el líder mundial del socialismo en el poder político sin la vía del derramamiento de sangre. [7]

Notas:

[1] “Los españoles del Winnipeg. El barco de la esperanza” de Jaime Ferrer Mir (Ediciones Cal Sogas, Santiago de Chile, 1989) es uno de los primeros libros en tratar este singular acto de solidaridad internacionalista donde más de 2.000 republicanos españoles exiliados pudieron llegar a Chile.

[2] En “Neruda clandestino” de José Miguel Varas (Editorial Alfaguara, 2004) también se cuenta la historia donde Víctor Pey esconde en su departamento a Pablo Neruda y lo ayuda evitando su captura durante los años de la denominada “Ley Maldita” (1948-1958) que persiguió la participación de los comunistas durante el gobierno de  Gabriel González Videla.

[3] Paul Welder, 25 de enero, 2013. La apasionante vida del dueño de “Clarín”. Publicado en “Punto Final”, edición Nº 775. Recuperado de http://www.puntofinal.cl/775/pey775.php

[4] Algunos de estos pasajes se pueden encontrar en la obra de Ozren Agnic, “Allende. El hombre y el político. Memorias de un secretario privado” (RIL editores, 2008). Figura Víctor Pey como uno de los amigos de Allende que confía en sus campañas electorales como futuro presidente.

[5] Amorós, Mario: Allende. La biografía, ediciones B, Santiago de Chile, 2013.

[6] Amorós, 2013. Víctor Pey durante el gobierno de la Unidad Popular aconsejaba a Salvador Allende para llegar a buenos acuerdos y compensaciones con las transnacionales que pasarían al Estado como medida de su programa.

[7] Víctor Pey: Cien años de compromiso con la libertad y los DD.HH. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=whcO7SQfAIU&ab_channel=UniversidaddeChile

Autor: Diego Salinas


ALER
tehuelche noticias

Ultimo minuto

  • jueves, 16 mayo, 2019 Operaciones por abdominoplastías se realizarán en todo el país, excepto la región de Aysén
  • jueves, 16 mayo, 2019 Suspenden vuelos a Balmaceda hasta nuevo aviso, por condiciones climáticas
  • viernes, 24 mayo, 2019 Accidente en Recta Foitzick con al menos tres lesionados. ABC de la Emergencia ya se encuentra en el
  • miércoles, 29 mayo, 2019 Hasta este viernes puente Ñirehuao estará abierto en tres horarios: 09:00-15:00 y 03:00 horas. Tomad
  • jueves, 30 mayo, 2019 Siete sectores de la ciudad de Coyhaique contarán con dispensadores de parafina
  • viernes, 31 mayo, 2019 Fracasa mesa negociadora para superar conflicto de ex trabajadores de Minera Toqui. Síndico ofreció
tehuelche noticias

Videos

Tehuelche Noticias

Apóyanos


Como una forma de hacer sostenible este medio de comunicación y con la convicción de que el periodismo independiente y sin censura es necesario para Chile y la región, es que queremos contar con tu apoyo económico, con el fin de mantener TehuelcheNoticias.cl.