• jueves, 16 mayo, 2019 Último minuto: Operaciones por abdominoplastías se realizarán en todo el país, excepto la región de Aysén
  • jueves, 16 mayo, 2019 Último minuto: Suspenden vuelos a Balmaceda hasta nuevo aviso, por condiciones climáticas
  • viernes, 24 mayo, 2019 Último minuto: Accidente en Recta Foitzick con al menos tres lesionados. ABC de la Emergencia ya se encuentra en el
  • miércoles, 29 mayo, 2019 Último minuto: Hasta este viernes puente Ñirehuao estará abierto en tres horarios: 09:00-15:00 y 03:00 horas. Tomad
  • jueves, 30 mayo, 2019 Último minuto: Siete sectores de la ciudad de Coyhaique contarán con dispensadores de parafina
  • viernes, 31 mayo, 2019 Último minuto: Fracasa mesa negociadora para superar conflicto de ex trabajadores de Minera Toqui. Síndico ofreció
Noticia / Escritora Ivonne Coñuecar: “La mujer es el motor de los cambios sociales. Chile Despertó y es Mujer”
tehuelche noticias Aysen

Escritora Ivonne Coñuecar: “La mujer es el motor de los cambios sociales. Chile Despertó y es Mujer”

domingo, 12 enero, 2020


La aysenina Ivonne Coñuecar reside en Rosario, Argentina. Hace unos días recibió el premio municipal de literatura de Santiago, con su primera novela CoyhaiQueer. Conversamos con ella de feminismo, estallido social, migrantes e indigenismo, entre otros.

 

Es un desafío, un reto entrevistar a una colega laureada por su pluma a nivel internacional, con una mirada de vanguardia que se hace necesario y obligatorio conocer, para ampliar nuestros propios enfoques y perspectivas en este Aysén aislado, a pesar de la creciente conectividad digital. Si bien es cierto hace unos días obtuvo un importante galardón en Santiago, que es necesario reconocer, es la capacidad de entregar elementos para aumentar nuestra visión la que nos invita a conocerla y re-conocerla en nuestras propias vivencias patagónicas.

 

Ivonne Coñuecar (1980) creció en Coyhaique, Patagonia chilena. Es escritora, magíster en literatura hispanoamericana contemporánea, licenciada en comunicación social y periodista, por la Universidad Austral de Chile (UACh). Desde el 2016 vive en Rosario, Argentina, donde realiza la maestría en literatura argentina en la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Ha obtenido becas de creación literaria del Fondo del Libro para escritores emergentes (poesía, 2008 y 2009) y para escritores profesionales (novela, 2013). Obtuvo la Distinción Universitaria Fernando Santiván, de la Dirección de Investigación y Desarrollo (DID) de la Universidad Austral de Chile en los años 2008 y 2009; y, en los mismos años, a través del Fondo CONARTE, de la Corporación Cultural Municipal de Valdivia (CCM-Valdivia) publicó sus libros Catabática y Adiabática. El 2010 publicó Chagas, libro con el que recorrió varias ciudades argentinas con el proyecto "arte, ciencia y Chagas" y que se encuentra para descarga gratuita. El 2014 publicó la trilogía Patriagonia por Lom Ediciones. En Argentina escribió Trasandina, libro de poemas publicado el 2017 por Ñire Negro Ediciones y el 2018 lanzó su primera novela CoyhaiQueer, que obtuvo el Premio Municipal de Literatura de Santiago 2019.

Su web es https://iconuecar.com/

 

Hay un despertar de Chile hace muchos años, con los estudiantes, No Más AFP, grupos de mujeres y feminismo, entre otros. Sin embargo, casi todos los partidos políticos se vieron sorprendidos por el denominado estallido social de octubre pasado. No obstante, en el pueblo era cuestión de tiempo para que se generara este despertar y si no ocurrió en 2010 con Piñera 1, era absolutamente probable que surgiera con Piñera 2, por razones largas de detallar, pero fundamentalmente por su apego irrestricto al sistema neoliberal, todavía más profundo que la Concertación y la Nueva Mayoría.

 

¿Cómo se aprecia este fenómeno en tu rol de escritora, residente en otro país y que, de algún modo, retrata la experiencia chilena en sus obras y particularmente nuestra forma de ser en la Patagonia?

 

La escritura avanza junto con la vida, no se puede escindir la vida de la palabra. Tampoco se puede desconocer la biografía, ni la memoria, por eso me parece relevante que, más allá de la escritura, comprendamos la palabra en todas sus dimensiones y cómo nos ayuda en pensarnos colectivos e individuales, y colabora en la construcción de comunidad. Lo político siempre está presente y, en ese sentido, regreso a la biografía como un lugar esencial, no puedo pasar por alto lo que soy y lo que conozco, por eso está muy presente esa infancia en dictadura, la diversidad sexual, mi indigenismo, mis territorios escriturales, como Patagonia o el cuerpo, es una (de) construcción permanente.

Soy de la generación nacida en los ochenta que hemos transitado por cambios muy relevantes del país y del mundo. En nuestra forma de vida patagona, el neoliberalismo nos interpela directamente, pareciera que en Coyhaique se concentra mucha de la idiosincrasia chilena y, a la vez, mucho deseo por sobrepasar ese muro del aislamiento, esa especie de insularidad en la que crecemos, que nos mantiene en tensión permanente y desigualdad. 

 

En 2018 se levantó una fuerza movilizadora en las mujeres, que siempre han estado en la primera línea de protesta, lo hicieron en la dictadura chilena y ha ocurrido a través de la historia. Sin embargo, ese año desde la Universidad y partiendo en tu Alma Mater en Valdivia, se generó una fuerte movilización feminista, con todos sus matices, que para los hombres es difícil de entender.

¿Cuál es tu visión del feminismo y sus distintas corrientes y cómo se cruza, por ejemplo, con el protagonismo que adquirió Chile en esta materia, luego de las manifestaciones de LasTesis?

 

Yo no tomé conciencia de que era feminista hasta que me sentí en un proceso de comprenderme mujer, en todas sus dimensiones, pero sobre todo en nuestra vulnerabilidad, comprender que somos más de la mitad del mundo y que somos violentadas de manera transversal, todos nuestros grupos etarios y geográficos, en nuestras elecciones, en el lugar que tenemos dentro de este sistema patriarcal que oprime a todas las personas, que nos exige hasta un límite de esclavitud posmoderna. El feminismo que vi mientras crecía era el maquillaje concertacionista, desde lugares institucionales, desde la banalización de la mujer, por ejemplo, la flor para el 8 de marzo mientras nos están matando y tenemos que lidiar con acosos, abusos y la negación de espacios donde nos desarrollemos, donde seamos protagonistas. Antes de eso, las mujeres que vi eran las de Cema Chile, dada la opresión que vivíamos en dictadura y que invisibilizaba a las mujeres que estaban dando una pelea mucho más potente, peligrosa e incierta, mujeres para salir de la dictadura, familiares de detenidos desaparecidos y detenidas desaparecidas. Y luego claramente, presencia, microrrevoluciones, la conciencia que nos crecía, los cuerpos feminizados, las disidencias, hasta que la aldea global nos tocó e hicimos nuestro propio #metoo, que se levantó desde las universidades, desde una generación ya sin miedo porque ya no teníamos nada que perder, instaladas en la globalización, y que nos convocó a todas las mujeres de manera transversal y nos convertimos en el motor de los cambios sociales. En Argentina fui reflexionando sobre qué es ser una mujer, y de pronto te das cuenta que tienes que revisar tu vida completa y posicionarte contigo misma para tomar esa impronta, sentirte de tu cuerpo, y eso también implica cuestionarlo todo y que es como veo también a Chile en este despertar, cuestionándolo todo y que es necesario, para crecer; las crisis nos exigen atención, diálogo, narrativa, apertura, sobre todo ternura, pero crecemos, nos miramos. El neoliberalismo es patriarcado, nosotras queremos que se caiga el patriarcado, que puede ser una utopía, pero en el camino vamos logrando posiciones, y me parece urgente la legalización del aborto como primer lugar para hablar sobre la libre disposición de nuestros cuerpos, cuando logremos el aborto legal, seguro, gratuito, informado, podremos decir que estamos habitando nuestros cuerpos y podremos ser sujetos de derecho de manera plena. Para eso falta mucha educación y quitar prejuicios, pero en eso estamos, trabajamos en red, y de manera global, porque somos mujeres, y estamos en todas partes. Por eso ahí cobra mucho sentido el impacto que Lastesis han tenido en el mundo entero. Las vi en el GAM (Centro Cultural Gabriela Mistral, Santiago) hace un mes y la generosidad que existe en el feminismo nos permite abrir espacio para todas, trabajamos como colectivos, nos unimos en red, nos autoconvocamos, concebimos nuestras individualidades, nadie nos invita ni esperamos que nos busquen, aparecemos, estamos, como siempre hemos estado. Chile despertó y es Mujer.

 

Hay otro tema que importa y muy actual en Chile y el mundo, que es la inmigración como fenómeno global.

¿Cómo lo percibes tú, siendo a la vez inmigrante en Argentina, un país que en muchos aspectos nos lleva ventaja en materia de derechos para quienes no han nacido en ese país?

 

No es fácil ser migrante. Nadie se va de su país porque está bien, he tenido la suerte de conocer personas maravillosas, eso lo hizo más fácil, ahora ya me siento rosarina, porque Rosario es una ciudad muy particular. En Argentina me sorprendió que en el preámbulo de su Constitución está consagrado este reconocimiento de las migrancias, dice “y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino” (entendemos “hombres”, como personas), lo que me parece muy habilitador de este proceso, porque migrar es un Derecho Humano también. 

Ahora, decir que nos lleva ventaja o entrar en comparaciones, creo que es parcializar países. Con el tiempo tomé respeto sobre eso, sobre los procesos de cada país. Yo me fui expulsada simbólicamente de Chile, con alma de exiliada, ahora me siento chilena y argentina, sobre todo mapuche y, ante todo, mujer, el primer territorio es ese. Me siento chilena desde el 18 de octubre, porque como patagona tampoco era algo que se haya completado antes. Entonces, es algo diverso.

Argentina puede tener un trabajo ligado a la Memoria más arduo y sostenido que ha permitido que el negacionismo se vea de otra manera, no es una opinión hacer apología de la dictadura, ni de relativizar a las víctimas del terrorismo de Estado y, probablemente, la médula y alma argentina la constituyen su educación pública y gratuita, y de calidad, que permite pensar desde la estructura un país desde otro lugar; y agrego la Salud, también pública; con que estén garantizados esos dos pilares en cualquier sociedad, permite una sensación de protección y sentirse sujeto de derechos, me cuesta aún caer en cuenta de eso, porque me pasé 35 años en un país donde pareciera que los derechos se compran. Siento que es una sociedad digna, es muy distinta, me parece que ni siquiera se puede entrar en comparaciones, ahora el pueblo chileno está luchando por la dignidad, e incluyo en ese concepto de pueblo también a las personas migrantes. Estamos en un momento en el mundo donde hay mucha tensión y polarización, y nos quieren continuar precarizando, y eso nos exige estar atentos, y bien informados, porque no es que no tengamos acceso a la información, sino que estamos rodeados de fake news.   

 

Tenemos un montón de problemas en Chile, uno de ellos es la crisis hídrica, que tiene que ver con el modelo extractivista sin contemplaciones, y que ya conocemos.

Mi pregunta es cómo se transformará, con la segura migración a la región de compatriotas de otras zonas del país, que llegarán buscando oportunidades de desarrollo, ante la escasez hídrica que se proyecta en los próximos años. A tu juicio ¿cuáles serán los efectos de esta Nueva Patagonia?

 

Más allá de las migraciones, que NO son invasiones y que todos tenemos el Derecho Humano de vivir donde nos plazca, me parece que urge retornar el agua a Chile, legislar sobre Glaciares, a nivel mundial, bi-nacional y nacional y tomar postura frente a estas reservas. El agua es un derecho, sin agua es imposible cualquier forma de vida, lo sabemos, y esa es una de las violencias más horribles de los empresarios del país, y de todos los proyectos extractivistas que no aportan a la sociedad ni a la inversión pública, porque, además, mientras pueden, evaden impuestos o sacan capitales.

Hay mucho que enmarcar en la legalidad, y el marco principal es la Constitución. Yo quiero, desde hace muchos años, una Nueva Constitución, y valoro que la ley nos otorgue el derecho de voto a los chilenos y las chilenas en el extranjero.

 

¿Cuál es tu proyección para los próximos meses en Chile, un año 2020 que estará muy politizado a todo nivel?

 

En octubre, con el estallido, se suspendió la Primera Feria del Libro Mapuche a la que asistiría con varias actividades, y que se pretende retomar este 2020, ese es el único plan que tengo en Chile hasta ahora, pero que me parece fantástico, porque ahora que Chile se autorreconoce indígena, debemos plantearnos desde todas las áreas ese retorno a la Mapu y a nosotros mismos.

Mi lugar dentro de esta revuelta es la escritura. En todas sus dimensiones, y también el periodismo. He estado colaborando con varios medios y plataformas en Chile, y con página12 de Argentina, que es un medio de comunicación que se las ha jugado con la cobertura, porque la información llega de un modo incompleto o imparcial al extranjero.

 

 

¿Cómo ha afectado tu escritura pertenecer de sangre a un pueblo originario, o son otras las cosas que te han afectado más, en lo bueno y malo?

 

Pocas veces me he sentido discriminada, procuro no tomar partido en discusiones que no llevan a ninguna parte, creo que educar es mejor, la oralidad por ejemplo, implica más ternura y recepción que comenzar a tensionar cualquier conversación. Podemos comunicarnos y hablar, y eso es relevante. Es desde ahí donde lo vivo externamente, desde la poesía, la memoria, mi relación con el mundo y la naturaleza. 

Yo soy una mujer mapuche, sé muy poco mapudungun, pero no creo que pase por la lengua solamente, y -hay que tenerlo super claro- porque somos una población transversal y con una historia de genocidio y aculturación, y habemos muchos mapuche que nos reconocemos, pero muchos que pasan por la vida negándolo o no les interesa vivir su mapuchidad. Creo que hay mucho de hacerse cargo individualmente, más allá de lo colectivo, porque -en mi caso- es algo que vivo de manera constitutiva, no me puedo escindir, es indivisible, tal cual como todas mis diversidades; y no pertenezco a ningún colectivo, lo mío es la escritura.

 

 

Finalmente, ¿qué proyectos tienes para los próximos años?

 

Estoy conociendo editoriales y ver qué aparece, ya no sigo en Ñire Negro. Estoy embarcada en otra novela, me había planteado publicarla a los cuarenta años, como marca de un ciclo, y siempre estoy escribiendo, leyendo, aprendiendo, enseñando. Hago talleres online y presenciales, son espacios que me enriquecen mucho y son abiertos para todo público. Pretendo quedarme en Rosario, estoy haciendo la tesis de la Maestría en Literatura Argentina y este año comenzaré el Doctorado en Estudios Críticos, ambos programas en la Universidad Nacional de Rosario. Mi lugar de investigación es la Memoria, así que también ahí me mantengo aprendiendo y escribiendo, lo que se vuelve muy interesante en reflexiones ahora con el proceso que vive Chile, y que nos convoca a las humanidades y las artes, y a replantearnos todo para ir enriqueciéndonos.

 

 

 

Autor: Tehuelche Noticias


ALER
tehuelche noticias

Ultimo minuto

  • jueves, 16 mayo, 2019 Operaciones por abdominoplastías se realizarán en todo el país, excepto la región de Aysén
  • jueves, 16 mayo, 2019 Suspenden vuelos a Balmaceda hasta nuevo aviso, por condiciones climáticas
  • viernes, 24 mayo, 2019 Accidente en Recta Foitzick con al menos tres lesionados. ABC de la Emergencia ya se encuentra en el
  • miércoles, 29 mayo, 2019 Hasta este viernes puente Ñirehuao estará abierto en tres horarios: 09:00-15:00 y 03:00 horas. Tomad
  • jueves, 30 mayo, 2019 Siete sectores de la ciudad de Coyhaique contarán con dispensadores de parafina
  • viernes, 31 mayo, 2019 Fracasa mesa negociadora para superar conflicto de ex trabajadores de Minera Toqui. Síndico ofreció
tehuelche noticias

Videos

Tehuelche Noticias

Apóyanos


Como una forma de hacer sostenible este medio de comunicación y con la convicción de que el periodismo independiente y sin censura es necesario para Chile y la región, es que queremos contar con tu apoyo económico, con el fin de mantener TehuelcheNoticias.cl.